Saltar al contenido

Tesoros del Hermitage en el Prado

noviembre 6, 2011

Corría el año 1762. Tras deponer a Pedro III, la Guardia Imperial  apoya a Catalina II de Rusia, más conocida desde entonces como Catalina la Grande, en su proclamación como emperatriz.

Como uno de sus primeros y opulentos caprichos, la recién autoproclamada déspota decide fijar su residencia en el Palacio de Invierno de San Petersburgo. Previsiblemente, Catalina decidirá engalanar su nueva corte con todo tipo de obras de arte. Es en este punto donde debemos fijar el primer germen del actual Museo del Hermitage.

Con posterioridad, la zarina se verá arrastrada por un afán de coleccionismo que desembocará en la construcción de un imponente complejo arquitectónico destinado a albergar la inmensa cantidad de obras llegadas a Rusia desde todos los rincones de Europa.

A la muerte de Catalina, todos los zares contribuyeron de manera significativa a la ampliación de esta colección, que de manera paulatina irá transformándose en una de las mayores del planeta. Cabe destacar que su pinacoteca está considerada, junto con la del Museo del Prado, una de las más completas hasta la fecha.

Y es que los lazos entre estos dos museos siempre han sido íntimamente estrechos. Fruto de este idilio surge la exposición de casi trescientas piezas procedentes del Hermitage que se alojarán en el Prado desde el día 8 de noviembre hasta el día 25 de marzo de 2012.

Sin duda, la joya que corona esta exposición son casi noventa obras pictóricas que en estos días han estado aclimatándose al relativo calor del otoño madrileño, un auténtico infierno en comparación con las gélidas nieves rusas.

Desde mi punto de vista, el hecho de haber desplazado semejante colección de obras de todas las épocas es fascinante, ya que nos permite vislumbrar de manera sinténtica aunque muy completa qué podemos encontrar entre los muros del Hermitage. Como no puedo transportar la exposición completa a mi blog (de eso ya se encarga la página oficial del Museo del Prado, cuyos links añadiré después) sintetizaré la síntesis de la pinacoteca del Hermitage con tres de las obras imprescindibles que podremos contemplar a partir de este martes.

El tañedor de laúd, Caravaggio. Óleo sobre lienzo. 94×119 cm. 1596

 

 

 

 

 

 

 

Desde Durero hasta Ribera, pasando por Brueghel, El Greco, Velázquez o Rembrandt, encontraremos gran cantidad de obras prerrenacentistas, renacentistas y barrocas.

Conversación. Henri Matisse. Óleo sobre lienzo, 177 x 217 cm. 1909 – 1912

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque la cantidad de obras recogida en periodos anteriores de la Historia del Arte es muy amplia, en mi opinión destaca con especial intensidad la calidad de las obras de movimientos contemporáneos recopiladas. Desde los primeros coletazos del siglo XIX, con dos obras de Ingres y dos de Friedrich, culmina la exposición con varias obras de los grandes del impresionismo, Monet, Renoir o Cézanne. Tres obras maestras de Matisse y cuatro de Picasso cierran la exposición de obras de la primera mitad del XX.

Cuadrado negro. Kazimir Malevich. Óleo sobre lienzo, 53,5 x 53,5 cm. h. 1932

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Culmina el recorrido a lo largo de más de 5 siglos de pintura esta polémica obra adquirida por el Hermitage. Según algunos críticos, es la mayor malversación de fondos llevada a cabo por el museo. Para otros, es la mejor obra ubicada entre sus paredes. Como es bien sabido, la sempiterna política del arte no permite concilios posturales respecto a estos conflictos. Desde mi punto de vista, todo debe ser apreciado como una exaltación de los sentidos.

Como buenos amantes de los ideales neoclásicos, los zares fueron ávidos coleccionistas de obras escultóricas de este periodo. Destacan entre las expuestas la Magdalena penitente, del maestro italiano Antonio Canova, el busto de Voltaire de Houdon o el retrato del emperador Alejandro I de Rusia, realizado por el danés Bertel Thorvaldsen.

Magdalena penitente, 1808-09

Como broche de oro (literalmente) para la exposición, podremos admirar las fastuosas joyas de los escitas, pueblo nómada asentado en Rusia desde fechas anteriores al siglo V a.C. Su producción en orfebrería fue magnífica. Destinada en muchos casos a formar parte de ajuares funerarios, la exposición da buena cuenta del remoto pasado artístico de la nación rusa.

El lunes día 7, es decir, mañana, será inaugurada de manera oficial la exposición por el rey Juan Carlos, y a partir del martes día 8, estará abierta a todo el público. Además, el Prado realizará durante estos meses series de actividades como ciclos de cine, conferencias y jornadas lúdicas para los jóvenes que con toda seguridad no tendrán ningún desperdicio.

En conclusión, es una oportunidad única para disfrutar de tesoros artísticos de categoría mundial al alcance de nuestra mano. En otros casos, como es el mío, el alcance de la mano se convierte en algunas horas de autobús. Un alivio en comparación con un viaje a San Petersburgo.

Enlaces:

http://www.museodelprado.es/en/exhibitions/exhibitions/at-the-museum/tesoros-del-hermitage/galeria-de-imagenes/

http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/tesoros-del-hermitage/actividades/

http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/tesoros-del-hermitage/

http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/tesoros-del-hermitage/relacion-de-obras/

http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-hermitage-prado/1242031/?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: